P A R A E N M U S I C A R T E

hit counterNúmero de visitas

23 de marzo de 2010

J. P. RAMEAU, La Forqueray - Il Giardino Armonico

video

Esta audición muestra un fragmento del Concierto n° 5 en re menor (1.741), en concreto la fuga llamada “La Forqueray”, de Jean-Philippe Rameau, un francés del XVIII, que se puede encontrar en el DVD “Music of the French Baroque”. Il Giardino Armonico es un conjunto milanés de hasta treinta músicos, especializado en música barroca. En esta ocasión, la obra es interpretada por Giovanni Antonini (flauta travesera y director), Enrico Onofri (violín), Vittorio Ghielmi (viola de gamba) y Ottavio Dantone (clavecín).

Jean-Philippe Rameau, El Descartes de la Música, fue un músico del Barroco francés (Dijon, 1.683- Paris, 1.764), muy reconocido como compositor, clavecinista, organista, maestro y teórico, gracias a su Tratado de Armonía, un pilar de esta ciencia. Comenzó su andadura musical con la composición de piezas de teatro, obras para clave y música sacra. Más tarde abordó la composición de óperas, finalizando treinta obras de este género (Hipólito y Aricia, Dárdano, Zoroastro, etc.); también trabajó en óperas-ballet (Las Indias galantes) y comedias (Platea). Su orquestación y armonía resultaban muy innovadoras, por lo que fue atacado por los seguidores del legado de Lully, y posteriormente por los defensores de la ópera italiana de Pergolesi, como Jean-Jacques Rousseau. En esta trifulca musical y filosófica, denominada La Querella de los Bufones, hubo incluso duelos, en uno de los cuales resultó herido el castrato Caffarelli; hay que imaginarse el nivel de los gritos...

Sus obras de clavecín, como Le Tambourin, L'Entretien des Muses, Le Rappel des Oiseaux, La Poule, han estado siempre presentes en los repertorios concertísticos, pero ha sido en pleno siglo XX cuando se han dejado de interpretar al piano, para ceder su sitio al clave, igual que ha ocurrido con toda la obra de J. S. Bach.

Ahora nos ocupa una fuga para clavecín, violín, viola de gamba y flauta travesera. Una fuga es una obra musical de un solo movimiento oque se caracteriza por la presentación de una melodía retomada sucesivamente por todas las voces, de tal suerte que parece que la melodía “se fuga” de una voz a otra, conformando por otra parte la idea de unidad. Es una forma típicamente barroca (Bach compuso muchísimas), y supone un ejercicio de composición, al adoptar sus estrictas reglas (sucesiones de sujeto, contrasujeto, respuesta, etc) y conseguir una obra agradable al oído.
La fuga comienza con el clavecín exponiendo el sujeto: se trata de una melodía en zig-zag, con un fuerte contenido armónico. En 10” es el violín quien expone la melodía (respuesta) transportada a una quinta (Dominante), acompañado por el clavecín y la viola de gamba. En 21” el clavecín ataca una codetta, para retomar el sujeto en 29”, mientras los demás instrumentos interpretan un contrasujeto. En 44”, los tres instrumentos tocan una variación del sujeto, que escuchamos íntegro en el clavecín. Tras él, el violín le retoma, seguido por el clavecín (1´29”), a quien acompañan notas largas. Después escuchamos el desarrollo de la fuga, con figuraciones entresacadas del sujeto. En 2´05” el clavecín interpreta en solitario la melodía, y los instrumentos se le unen tal y como lo hicieron al principio. En 2´32” aparece la flauta travesera barroca (de madera), que toca el sujeto. En 2´58” comienza un episodio modulante, cerrado en 3´04” por el clavecín con la melodía principal. En 3´26” la flauta recupera el protagonismo con el sujeto transportado, respondido en 3´34” por el clavecín. En 3´51”, este instrumento ejecuta la nota pedal en Dominante (La), para dar paso al stretto (4´04”), en el que todos los instrumentos tocan el sujeto contrapuntísticamente, un verdadero ejercicio de composición, hasta llegar al acorde de re menor, arpegiado por el clave.


Este análisis no ha sido muy profundo, pero es que analizar una fuga (sujeto, contrasujeto, respuesta, período, stretto, etc.) es muy muy complicado sin la partitura... La puesta en escena, de todas maneras, merece la pena, por el atrezzo, los instrumentos y la interpretación. Bueno, vive la France!






Musikalische Unterhaltung am Spinett, J. H. Schönfeld (mediados siglo XVII)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar! ¡Hasta la próxima!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...